Johanna Ortíz exporta a más de 30 destinos internacionales desde la Zona Franca del Pacífico

“No le tengamos miedo a estar en una Zona Franca, es una herramienta que ayuda al crecimiento de la empresa para exportar”, es el mensaje que deja Paola Ortíz, Vicepresidente de operaciones de Johanna Ortíz, empresa usuaria de la Zona Franca del Pacífico del sector moda y textil. 

Johanna Ortíz es una empresa vallecaucana con 15 años de experiencia en la confección de prendas de alta costura que ha encontrado en el mercado internacional una fuerte demanda, particularmente en Estados Unidos, quién fue su primer cliente y al que actualmente se exporta el 60% de la producción. 

La maquila de la empresa, que ya cuenta con 1.791 mts2 para su funcionamiento, se encuentra ubicada en nuestro Parque Industrial hace cinco años y espera continuar con un crecimiento paulatino y sostenible. 

Compartir:
Tabla de contenidos
    Add a header to begin generating the table of contents

    #ElDato | Las exportaciones colombianas de textiles y confecciones acumularon de enero a mayo de 2021, 288 millones de dólares un 41% más que el mismo periodo de 2020 pero un 6% menos respecto al mismo periodo de 2019.

    Entrevista de 10 minutos para empresarios interesados en el funcionamiento del negocio de moda y textil en una Zona Franca. 

    ZFP: ¿Cuál es la perspectiva de crecimiento a nivel regional y nacional de la empresa, teniendo en cuenta su modelo de negocio? 

    Nosotros exportamos el 98% de nuestra producción. Desde siempre la estructura del negocio ha sido de esta forma, el mercado nacional que tenemos es mínimo. Contamos solo con dos tiendas en Colombia para que nuestra marca tenga presencia en el territorio. 

    La demanda comenzó a venir de fuera. En Colombia no hay demanda (de forma masiva) de este producto, la hay pero en un nivel exclusivo. Entonces nos empezaron a buscar desde afuera.

    Estados Unidos fue el país con el que abrimos nuestras exportaciones. Es el país al que más exportamos.

    Las telas que usamos para la producción de las prendas son importadas de Italia, Honduras, Holanda, Portugal, Corea e India; las procesamos y con ello iniciamos la confección. A hoy, vendemos al por mayor a 38 países y 75 puertos y todo sale desde la Zona Franca del Pacífico.  

    Nuestra operación es internacional y estar en una Zona Franca agiliza la entrada de los materiales (las telas), ya que no tenemos que hacer un proceso de ingreso como producto importado. En este caso, recibimos las telas y se realiza todo el tratamiento: corte, confección, bordado y empacado, todo bajo un proceso de control de calidad y posteriormente, se envían a diferentes partes del mundo.  

    Los clientes de Johanna Ortíz

    El 60% de nuestros clientes están en Estados Unidos. El resto están en Arabia, Inglaterra y el resto de Europa. Nuestros clientes son cadenas de distribución de moda de alta gama que tienen presencia en diferentes ciudades del mundo; por ejemplo, puedes tener presencia en un almacén como estos que está en 3 o 4 sitios distintos en una misma ciudad, en este caso, vendemos en Francia y Alemania. 

    Algo importante sobre esto, es que destacamos que nuestros productos son demasiado confeccionados. Por ejemplo, una camiseta se puede hacer en 50 minutos, también tenemos vestidos de 1.000, 2.000 o 4.000 minutos y es una demanda de tiempo alto, pues es alta costura. 

    ZFP: Con los cambios post covid, la industria textil y manufacturera tuvieron que migrar hacia las confecciones bioseguras (batas de laboratorio, tapabocas, entre otros), ¿cómo afrontó la empresa este cambio en la tendencia de consumo de los usuarios?

    Somos afortunados. Aunque la demanda bajó, las 380 personas que trabajan en nuestra empresa se mantuvieron. Pese a algunas disminuciones, continuamos trabajando en los pedidos que ya estaban en proceso. 

    El crecimiento después fue exponencial. Frente al 2019 subimos un 15% y recuperamos lo que no tuvimos en 2020. La demanda es increíble, pues estamos contratando a más personas y los volúmenes de producción han subido. 

    Tenemos 380 personas fijas, pero por lo general se mueve una contratación de hasta 70 empleados temporales que va variando de acuerdo al volumen de las colecciones. Además, tenemos una parte artesanal y en mano de obra hay otra cantidad importante de personas, alrededor de 50 o 60 artesanos que se involucran en los procesos. 

    En la pandemia nos ayudó mucho tener nuestra planta, porque la mayoría de los diseñadores tienen las maquilas en diferentes partes del mundo, y nosotros al tener el control de nuestra producción, pudimos salir y cumplir con los pedidos que ya habíamos pactado.

    Paola Ortíz.
    Vicepresidente de operaciones de Johanna Ortíz.

    Nosotros vendemos colecciones cada cuatro meses sobre pedido. Si fabricamos tapabocas pero fue por otro tema, particularmente para brindar un apoyo a la Cárcel de Palmira. Por fortuna, aunque el ritmo de trabajo disminuyó, continuamos con nuestro core de negocio que es la costura. 

    Inexmoda proyectó que el sector textil y de moda volvería a los niveles de venta del 2019 ¿Cómo ve usted este panorama? 

    Estamos viviendo una situación crítica en la cadena de abastecimiento. Así haya una recuperación, los insumos se están demorando más, por ejemplo, está pasando con el algodón y tenemos que ver cómo vamos a enfrentar los retos de los insumos a futuro. 

    En nuestro caso, somos alta costura y las telas que usamos son seda, o algodones con seda y en Colombia no se produce seda. Por ello hay que planear muy bien y estar atentos a los cambios del mercado. 

    Cuéntenos acerca de los inicios de Johanna Ortíz en la Zona Franca del Pacífico

    Nuestra empresa lleva 15 años y estamos exportando desde el 2015. 

    En ese entonces comencé a hacer las averiguaciones para ingresar a una Zona Franca y normalmente la gente se asusta por esto. Al hablar con el señor gerente Juan Carlos Botero para saber cómo podíamos comenzar en el parque, comenzamos el proceso y en menos de seis meses ya comenzamos a operar. 

    Comenzamos en una bodega pequeña, más o menos con 60 o 70 personas y ahora tenemos tres bodegas. En esta Zona Franca se encuentran trabajando 280 personas. Las otras personas se encuentran en otra sede que también está en otra Zona Franca especializada en servicios, ubicada en la vía Cali- Jamundí.

    Actualmente, la bodega de Johanna Ortíz está distribuida, en un total de 1.712mts2 

    • Bodega #1: 542 mt2.
    • Bodega #2: 542 mt2.
    • Bodega #3: 628 mt2.
    Contar con operación en una Zona Franca es una herramienta totalmente necesaria. No es una ventaja competitiva. Si uno quiere ser exportador, debe estar en una Zona Franca. Esto ayuda a que el negocio sea eficiente, rentable y realmente es más el susto que tiene la gente de decir “Una Zona Franca”. Sí, hay procedimientos y procesos que se deben cumplir, pero realmente así sea uno chiquito, puede comenzar con un área pequeña. Son muchos los beneficios: tributarios, logísticos, control y seguridad y le sirve a tu empresa para que se organice hacia el crecimiento. 
    Paola Ortíz. 
    Vicepresidente de operaciones de Johanna Ortíz.

    Sostenibilidad y logística 4.0 en Johanna Ortíz

    En cuanto a la logística internacional, ¿ya se encuentran usando nuevas tecnologías como el eCommerce para llegar a más audiencias? 

    Desde hace un año usamos e-Commerce desde la Zona Franca y actualmente trabajamos con Shopify. Podemos tener pedidos de 20 cajas de vestidos. Para enviarlos, usamos DHL y tiene un tiempo de llegada de tres a cuatro días. 

    Es claro que los costos son más altos si se exporta desde acá, pero en términos logísticos nos favorece tener el stock en la Zona Franca. 

    Desde Johanna Ortíz, ¿cómo se están implementando buenas prácticas de sostenibilidad de la empresa?

    Dentro de la empresa, sí tenemos prácticas en las que promovemos la sostenibilidad. Por ejemplo, reutilizar algunas telas o también se hace un proceso de revisión de los retazos de tela para saber qué otras cosas se pueden fabricar. 

    Tenemos planeado iniciar un proyecto de paneles solares para las plantas. Por otro lado, contamos con escuelas para enseñar costura a mujeres. Ya hemos graduado 70 costureras y el objetivo es que puedan trabajar con nosotros o se vuelvan independientes.

    Compartir:

    Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe información relevante de nuestro sector, eventos y noticias de nuestra Zona Franca.

    Más Noticias

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.